El viaje de Pulecia

Demostrando que las fronteras sólo existen en nuestra imaginación, y a propósito de viajar en Ford A hasta Argentina,  Julián, fundador del grupo, comparte con nosotros el diario que llevó de su viaje desde Colombia hasta Ushuaia en 2008.

Presentamos su primer capítulo.

Ver blog completo

 

 

 

Pongamos a andar un viejo sueño

Ya tengo por fin el auto QUE SIEMPRE ANHELÉ y de pronto, el mundo está a nuestro alcance. Voy a ir al fin del mundo; como me decían en la casa vallase pa la Patagonia; Pues le voy a hacer caso a mi Mamá.

Un sueño que se inició hace seis años con la consecución de unos fierros oxidados, restos de un Ford 1928 que fueron tomando forma poco a poco y después de noches de añoranzas y desvelos, después de incalculables fines de semana mecaniquiando, después de innumerables madrugadas hablando y hablando, después de días nublados y despejados, después de sueños y pesadillas, de interminables noches de insomnio y suspiros, después de años y años dándoles forma a estos retazos, después de evaluar y decidir, de pensar y pensar… por fin

VOY A HACER EL VIAJE AL FIN DEL MUNDO: VAYASE PA LA PATAGONIA

Seis años dándole a restaurar, no, no, no; a armar, noooooo; a ensamblar mmmmm no se; es que había tan poco, que solo un perturbado se mete en semejante empresa, era sacar de la basura una chatarra extraviada, olvidada e intentar salvarla para luego pensar que hiciera la friolera de 20.000 Kilómetros sin detenerse, subir a donde un modelo del siglo XXI lo pensaría dos veces, recorrer lo que fondillo alguno jamás soñó en semejante incomodidad, es que si me dicen que por que elegí este tiesto, es porque no encontré nada peor.

Marco Polo, Magallanes, Colón, también tuvieron ante sus ojos una tierra desconocida, deseada, acariciada largamente en sus planes; construyeron naves y se transportaron en ellas, llegaron a sitios completamente desconocidos y Yo también quiero hacer lo mismo, guardadas las proporciones. (Ellos no tenían celular).
Hoy casi todas las carreteras han sido surcadas, las montañas han sido escaladas, se han recorrido todos los mares, desiertos y selvas… Entonces, ¿donde está la aventura actualmente? Nosotros creemos que está en el desafío de hacerlo a lomo de un FORD-MULA. Luchar contra las cumbres de los andes, pensar este motor guerreando contra alturas de más de 4.000 metros, ir hasta el fin del mundo, ir en un carromato hasta lugares inaccesibles e in imaginados, son formas diferentes y fascinantes de acercarse al mundo desconocido.

Las montañas más escarpadas que altaneras se acercan al infinito serán alcanzadas, las distancias imposibles serán recorridas, los volcanes más soberbios que le declaran la guerra al cielo serán conquistados; ese desierto que se a resistido a ofrecer un hijo, será fecundado con la semilla de la voluntad; la patagonia será registrada, y cada parte de este armatoste tendrá un objetivo preciso que nos tendrá que llevar y traer.
Como decía Papá: “El anonimato parroquial será desterrado”. Seremos el orgullo de los peregrinos.

Mi testamento tendrá un renglón de aventura, de intrepidez, indudablemente de frescura, pero tendrá un apartado de culpabilidad; Me gasté un tiempo que no tenía; dirá en alguna parte que derroché una parte de mi fortuna dándome un gusto, sin el que no podría morirme tranquilo.



Ford A Latino es un grupo no oficial creado por apasionados del modelo clásico. Las opiniones o comentarios expresados en este sitio no pertenecen ni comprometen a FORD®